A pesar del apagón, entre el 7 y 8 de marzo, hospitales en Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar no registraron muertes atribuibles a la falta de energía eléctrica.

El apagón que afectó a casi todo el país entre el jueves 7 y el viernes 8 de marzo incluyó al estado Bolívar, en cuyos hospitales de Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar no se registraron decesos atribuibles a la falla eléctrica, pese al desabastecimiento y condiciones de inoperatividad en estos centros de salud pública.

En el Complejo Universitario Hospitalario Ruiz y Páez, en Ciudad Bolívar, la planta eléctrica funcionó desde temprano en la emergencia pediátrica y de adultos. El área más crítica fue cirugía, donde no se requirió intervención de urgencia, pero fueron suspendidas por fallas eléctricas que impidieron el funcionamiento de los aires acondicionados.

Médicos del hospital aseguraron que no hubo fallecidos en estas horas. El mismo reporte se tuvo de los hospitales Uyapar, en Puerto Ordaz, y el Dr. Raúl Leoni, en San Félix. En estos dos últimos no hay planta eléctrica para atender una contingencia como la ocurrida desde la madrugada de este viernes.

La presidenta del Colegio de Enfermeras, Maritza Moreno, indicó que durante el apagón no había pacientes en quirófano ni en terapia intensiva, puesto que ambas salas llevan meses inoperativas por falta de insumos y funcionamiento de equipos.

Ante la oscuridad en los hospitales, recurrieron a la luz de sus teléfonos celulares para transitar por el centro de salud y para hacer el chequeo de pacientes, incluyendo a neonatos en retén. En esta área, explicó, cuando hay un bebé con respiración mecánica y hay un corte de energía eléctrica, se le aplica procedimientos manuales para solventar. Esto es lo que han estado aplicando por la falta de planta eléctrica.

El 14 de febrero de 2018, seis neonatos murieron en el Hospital Dr. Raúl Leoni, luego que se registrara un apagón de al menos cuatro horas y no funcionara la planta eléctrica. Al restituirse el servicio fallaron las máquinas de asistencia respiratoria. Los bebés estaban conectados a equipos de respiración mecánica.

En las clínicas, la preocupación en medio de la interrupción del suministro eléctrico este viernes se centró en el déficit de gasoil para alimentar las plantas eléctricas. “Estábamos nerviosos porque teníamos solo el de la planta y las bombas no nos están surtiendo por falta de luz”, dijo la representante de un centro asistencial privado en la parroquia Unare, en donde el corte se produjo a la 1:20 de la madrugada.

En la clínica no tenían pacientes en terapia intensiva, pero sí concentrados e insumos de laboratorio que resguardar. “La planta es solo para áreas críticas y fue una corredera tratando de almacenar estos insumos en una nevera operativa”.

El corte eléctrico provocó también la ausencia del suministro de agua potable. En Ciudad Guayana solo estaba operativo el acueducto industrial. Hidrobolívar informó vía Twitter sobre el surtido de 30 mil litros de agua al Hospital Uyapar. Al final de la tarde, varias zonas de Puerto Ordaz y San Félix continuaban sin el servicio.