Ciudad

Si bien Bolívar ha tenido mejor suerte que el resto del país ante el apagón que inició el 7 de marzo, además de los cortes eléctricos, guayaneses también se han quedado sin suministro de agua potable, falta de gas doméstico, e incomunicados por mala señal de telefonía móvil, fija e internet. Las plataformas bancarias tampoco cooperan ante la falta de efectivo para compras de primera necesidad.
A pesar del apagón, entre el 7 y 8 de marzo, hospitales en Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar no registraron muertes atribuibles a la falta de energía eléctrica.
Las reparaciones del único centro pediátrico en Ciudad Guayana habían iniciado, pero luego los trabajaos cesaron y lo poco que queda lo han ido desmantelando.
Los centros de reclusión están hacinados. Denunciaron también las irregularidades desde el momento de la detención.
Al menos siete consejos comunales de la parroquia Vista al Sol no han vuelto a ver los alimentos del CLAP.
Template by JoomlaShine