Especiales

Uno de los cinco hijos de Edgar Carpio y Eladia Guarisma salió una mañana de noviembre de 2015 de su hogar, en San Félix, al sur de Venezuela, rodando sobre una bicicleta prestada. Iba a labrarse una nueva vida, pero nunca regresó. Hay testigos que vieron a funcionarios policiales llevándoselo. La familia no ha dejado de acudir a todas las instancias legales posibles y, sin embargo, nadie da cuenta de él.
Aunque no conocía a Nancy, una niña de 7 años con desnutrición severa abandonada por sus familiares, Thais, movida por sus ganas de ayudar, corrió a auxiliarla en el centro médico de San Félix en el que había sido ingresada. Acompañándola, entendió que eran muchos en el hospital los que necesitaban apoyo, así que fundó una organización para gestionar donativos. De esa forma se convirtió en una activista social.
La noche del sábado 23 de marzo de 2019, Ángela Aguirre salió a la fiesta de cumpleaños de un amigo en el Club Ítalo de Puerto Ordaz. Nunca más volvió: tres días después encontraron su cuerpo sin vida flotando en un balneario del río Caroní. Desde entonces, Ángel Aguirre, su padre, no ha descansado en la búsqueda de justicia. En estos meses ha encarnado una lucha que desconocía.
Friosa, Abastos Bicentenario y Policía Municipal estuvieron al tanto de la destrucción progresiva del que era uno de los supermercados más grandes de Ciudad Guayana. Del mega local, solo quedan ruinas y el amargo recuerdo de lo que fue, un espacio en el que se conseguían desde afeitadoras hasta baterías de automóvil.
En plena edición 2018 del Festival Gabo, de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), el cronista Sinar Alvarado concedió esta entrevista sobre historias, sobre Venezuela, sobre sus obras, sobre periodismo y, por supuesto, sobre el vaso comunicante de todo: escribir.
 
 

Editorial Roderick