Lejos de la quimera sobre votar o no, el escenario sobre el que coinciden politólogos sobre este 20 de mayo es que ocurrirá lo que ya está cantado: una ratificación de Nicolás Maduro como Presidente, y con ello, el desconocimiento de la comunidad internacional. El accionar ciudadano será fundamental para revertir la crisis que –aseguran– seguirá creciendo, así como la capacidad de la dirigencia opositora de aprovechar las oportunidades y aglutinar las demandas de la gente.

La ONG alerta que, de llevarse a cabo la contienda, después del 21 de mayo se agudizará la crisis humanitaria y arreciarán las protestas populares.

Organizaciones no gubernamentales, iglesias y  embajadas se pronunciaron en contra de los atropellos dentro de uno de los símbolos de opresión del régimen madurista.

Un grupo de secuestrados de la dictadura, incluyendo el alcalde Daniel Ceballos, el general Ángel Vivas y el dirigente estudiantil Lorent Saleh, exigieron a la Fiscalía General de la República garantías para sus vidas.

El jefe de campaña de Falcón, Claudio Fermín, presentó el recurso en la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ante el cual pidió también el retiro de los llamados puntos rojos instalados a unos metros de los centros de votación, en los que se hace proselitismo, violando la normativa electoral.

La ONG Transparencia Venezuela revela hallazgos sobre la dimensión de los negocios con Odebrecht y los pobres resultados para el país y la sociedad venezolana, luego de cinco años de documentación y procesamiento de datos oficiales. El informe detalla que 29.974 millones de dólares contrató el gobierno revolucionario con la empresa brasileña, lo que a su vez implicó sobornos superiores a los 1.300 millones de dólares y una deuda de más de 16 mil millones de dólares.

Más de 40 organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil defensoras de derechos humanos se hicieron nuevamente del argumento legal para enumerar, uno a uno, las arbitrariedades del régimen para confeccionar, como si de un traje se tratase, una elección a la medida de Maduro. Convocatorias ilegítimas, a destiempo, con marcado ventajismo electoral, desinformación en el electorado y hasta obstáculos a la libre asociación política les permite aseverar a estas organizaciones que “las elecciones del 20 de mayo no serán libres ni creíbles”.

Página 1 de 653