Opinión

Es la historia de los seductores fatales en el gran mercado de la política convertida en show, luces y efectos especiales para captar votos y poder.
Con la comunicación amplia y libre la ciudadanía tiene una responsabilidad especial en la coyuntura dramática que enfrentamos en el presente venezolano.
No fue casual que se planeara una urbe industrial en este territorio donde confluyen los ríos Orinoco y Caroní. Fue totalmente causal, pues las condiciones, ventajas y oportunidades estaban allí, solo faltaba ordenar las ideas, buscar a la gente correcta y estructurar un plan para llevar adelante un prometedor proyecto como el de la CVG.
Muy difícil lograr una estabilidad política y económica cuando la región está aquejada por la desigualdad que es muy bien aprovechada por grupos armados o regímenes autoritarios y criminales.
La cuestión es simple: adiós a Maduro, llamado a elecciones libres y por supuesto, este es el costo, garantías para Diosdado y sus camaradas. Ojalá se dé.
Template by JoomlaShine